Clases de Danza del vientre para embarazadas

En sus orígenes, la danza del vientre era practicada como una danza ritual y sagrada con una fuerte conexión con el momento del parto. El propósito era crear un ambiente hipnótico para la mujer que iba de parto, imitando los movimientos de pelvis y vientre con su propio cuerpo. Eso facilitaba enormemente el nacimiento y reducía el dolor de las contracciones del útero. Estos movimientos ayudan a la madre a moverse a favor en lugar de en contra de las contracciones; cuando se acerca el nacimiento nuestro cuerpo y músculos se tensan por el miedo y la expectación. En lugar de relajarnos y dejar fluir a la naturaleza, ponemos obstáculos en nuestro camino.

BENEFICIOS

Algunos de los beneficios que aporta esta danza a la mujer embarazada y postparto a nivel físico y psicológico:
La postura y el dolor lumbar. Es sabido que con el crecimiento del bebé, comienza un desequilibrio postural, cambiando la línea de gravedad y los puntos de apoyo hacia la parte anterior del cuerpo, esto provoca una acentuación de la curvatura en la zona lumbar que a menudo causa molestias o dolores en esta zona. Con la danza podemos ir corrigiendo la postura y reforzando los hombros, espalda, glúteos y piernas, que ayudarán a minimizar los efectos de esta curvatura y también a evitar caídas.
Mejora la elasticidad de tu cuerpo y sobre todo a la zona del suelo pélvico, fortaleciéndolo para el momento del parto.
Se ejercitan los músculos de prácticamente todo el cuerpo. Los movimientos circulares, equilibrados y armoniosos que componen las coreografías de la Danza del vientre permiten a la mujer estar en forma realizando un tipo de ejercicio que no requiere esfuerzos violentos.
Potencia la parte femenina ayudando a confiar en la propia capacidad funcional del cuerpo y a equilibrar los cambios del cuerpo y de humor.
El poder compartir experiencias con otras mujeres, libera del estrés y la ansiedad que se haya podido acumular durante todo el día. Esto permitirá dormir más plácida y profundamente.
Ayuda en la llegada del bebé. Ayuda a entrar en un estado de coincidencia adecuado para mantener una atención hacia el interior. Es decir, ayuda a concentrarte en ti y tu hijo

Y TRAS EL NACIMIENTO…

Entrar de nuevo en contacto con el cuerpo no embarazado; los ejercicios que se utilizan ayudan a recuperar el tono de la musculatura en general y en especial a la recuperación del suelo pélvico.
• Asistir a una clase semanal reduce el riesgo de sufrir una depresión postparto ya que favorece que la madre se sienta de nuevo activa y atractiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s